Seleccion Nacional

LA NOCHE DE HAZTECAZO

Para que usted amigo que nos lee independientemente del lugar donde sea, vaya entendiéndonos tengo que decirle que el viernes por la noche se rompió un mito por segunda vez, apartando las comparaciones futbolísticas en el área de la Concacaf, existe como en todas las confederaciones los equipos más grandes e importantes que son merecedores de respeto por su historia, por su logros y claro si hablamos de nuestra confederación rápidamente los nombres que se vienen a la mente es México y Estado Unidos los “Gigantes de la Concacaf” que significa? fácil, los equipos a vencer por las 39 selecciones restantes y si hablamos de México de local estamos refiriéndonos una selección que en partidos por la eliminatoria solo había perdido una vez ante Costa Rica en el 2001 no busque mas porque no va encontrar, porque ese tipo de situaciones es simplemente erróneo pensarlo ya que su estructura y su buena inyección de activos al deporte a los mas altos niveles les permita que un país de 120 millones de personas tengan una de las estructuras futbolísticas mas importantes inclusive a nivel continental.

Pero si hablamos del deporte y específicamente de fútbol mas toda la pasión que ello conlleva, el toque sagaz que evidentemente va de la mano de lo improbable que a veces sucede, pero es tan lindo el fútbol que no sabemos cuando, y les cuento; eso sucedió el viernes, en la noche del HAZTECAZO, sí con H porque el Aztecazo le pertenece a los ticos.

image

Honduras llegó al Azteca con la historia en la espalda de haber perdido en sus 5 previas presentaciones.  El Azteca siempre ha sido un lugar donde los equipos presupuestan perder, pero eso últimamente ha cambiado y quizá no porque la gente no los apoye como antes, si no porque el equipo mexicano que no ha demostrado su mejor fútbol y le cuesta aprovechar esa ventaja evidente que es jugar de local cosas contradictorias de la vida. 

En esta hexagonal, México en el Azteca ligaba 3 empates a cero y ninguna victoria cuando siempre fue su fortín. Llegaba con la obligación de ganar si o si a una Honduras que también requería de los 3pts. Por los locales escepticismo puro y sumado a sueños convenientes ya que no era posible perder mas puntos peor ante un rival en papel inferior ya que México puede jactarse en decir que tiene una de las eras mas respetadas a nivel mundial ya que cuenta con una lista importante de futbolistas en los mejores equipos del mundo pero eso hay que saberlo aprovechar y demostrarlo en la cancha cosa que no lo había demostrado en los últimos encuentros, lo mas fácil sería hablar que el técnico no puede engranar dichas piezas pero mi opinión es que también dichos futbolistas deben tener la capacidad de traducir su experiencia en el campo y eso no se ha venido dando.

La lluvia antes del encuentro ya daba indicios que no sería una linda noche de estrellas. La gente copó el “Coloso de Santa Ursula”, ellos respondieron pero el miedo se podía percibir en el ambiente, no era de alegría desbordada si no de obligación para obtener los tres puntos jugando bien y demostrando una mejoría esa que se esperó tanto tiempo y nunca llegó. El arbitro designado fue el panameño Roberto Moreno, así que el morbo estaba presente ya que Panamá sería el próximo rival de Honduras. Y no es que desconfiemos de la capacidad del colegiado porque sabemos que es de los mejores en la zona pero el escepticismo se respiraba en el territorio hondureño pensando en que nos podían llenar de amarillas o rojas para que la selección encarara mermada a la canalera.  También por la situación con los patrocinadores mexicanos que son cifras estratosféricas que mueven si México va al mundial, así que muchos intereses estaban en juego.

El encuentro comenzó con un Honduras que se endulzo con el balón se sintió dueño de el, la posibilidad de poder atacar al Gigante de la Concacaf era la idea, adelantando las líneas se presionaba desde su salida pero el plan salía mal ya que muy rápido en el encuentro México aprovechó dicha coyuntura, una jugada rápida aprovechando una mal parada defensa hondureña, no podía detener una gran escapada de Gio Dos Santos por la izquierda que habilitó a un solo Oribe Peralta que solo tuvo que empujar el balón para que acariciará las redes y la descarga fue única, al minuto cinco del juego el local celebrara un gol ante un equipo inferior en papeles con una furia desmedida; claro había que sacarse todos los fantasmas con un grito interminable al cielo del distrito federal.

Pero solo fue eso, México en vez de aprovechar el momento simplemente se acomodó a la situación y dejo que el tiempo pasara cuidando su gol, así paso el primer tiempo, 45 minutos que Honduras no demostró nada tampoco. Luego en el medio tiempo donde vaya usted a saber que les habrá dicho el Colombiano Luis Fernando Suarez a su dirigidos que entró en la segunda parte decidido a quitarle el balón a los locales, siendo frontal pero con mejor atención en la zona baja “Catracha”, fue una transición porque primero se trabajo en la recuperación para una mejor posesión del balón y luego de ello la generación de llegadas que significaran oportunidades claras a gol con la ayuda de un 2do delantero en cancha tras el ingreso de Jerry Bengtson por Andy Najar.

 La noche del HAZTECAZO se comenzó hacer realidad a los 63’ gracias a una defensa mexicana dormida, estática, sin respuesta y sin reacción deja que un siempre motivado Carlo Costly (Hijo de madre mexicana) que tiene el tiempo para recibir darse vuelta y mandar un disparo fuerte que el arquero Corona no decide si atraparla o rechazarla  y que dicha confusión obliga a un error tan claro como dejar un rebote en el área chica que aprovechó muy bien Bengtson (que tenia mucho tiempo de no jugar con la selección y su equipo por bajo rendimiento) como un verdadero caza gol para acariciar el balón y decretar el 1 – 1 parcial y así silenciar el Estadio Azteca.

image

Mientras Luis Fernando Suárez tomaba agua y el “Chepo” de la Torre con una mirada fija al limbo trataba de entender el porque del empate sin saber que  la noche del HAZTECAZO se venia para México y tres minutos después un balón largo de parte de Emilio Izaguirre con un México adelantado mando a la guerra a un Costly que hizo la corrida de su vida buscó el balón luego de que el defensa Reyes del Porto mide mal deja que pique el balón Costly le gana la posición en velocidad, la cabecea con un solo objetivo el arco mexicano cuando llega a el área manda un misil a ras de pasto que se termina encajando adentro del arco, ya era una película de terror para los mexicanos y una de inspiración total para los catrachos. En el Azteca los periodistas y aficionados mexicanos se preguntaban: que pasa aquí?! Mientras toda la banca hondureña corría sin importarle quien estuviera en frente de su camino! a celebrar a un banderín con una de las figuras del encuentro, a la postre el MEJOR…sí el que tiene de hijo a los mexicanos: CARLO COSTLY.

image

México buscó después del segundo de los hondureños una postura o una manera de arreglar la situación pero ya sin fuerza, sin oxigeno, aturdidos y todavía muy golpeados anímicamente al escuchar el “Ole” Ole” su propia afición le daba. Ese empate nunca llego aunque sufrimos una salvada al poste! Y así a los 94’ llegó el tan ansiado pitazo final por parte de Moreno que desató la locura en todos los rincones del país, un país golpeado por la corrupción y la violencia pero que el futbol nos da las únicas alegrías! Gracias mi Dios por esa noche!, Gracias muchachos! Gracias Suarez! Gracias por hacer realidad el HAZTECAZO ese que decía Faitelson de ESPN solo estaba en nuestras ilusiones y sueños! 

image

Etiquetas

Noticias Relacionadas

Boqueador de Anuncios Detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios.