Columnas EditorialesEl Arte del FútbolNoticias

Honduras, Pinto, Lozano, y el futuro inmediato

Y bueno, hablar de la selección en estos días es el equivalente a cuando te hechas agua oxigenada con mertiolathe en una herida reciente y sangrante, pero toca. Voy a comenzar diciendo que mi opinión es muy mía; y en caso de equivocarme, prefiero hacerlo 50 veces con mi criterio que acertar una vez repitiendo el de alguien más. No me interesa irme por la fácil, por la de quedar bien, por la de sumarme al movimiento de comentar lo mismo que estoy leyendo de otros solo para ganar “likes”, “retweets”, y simpatía entre los que me leen. Mi trabajo no es opinar para agradar. Respeto todas las opiniones; incluso las que son radicalmente opuestas a la mía. Pero en este espacio voy a emitir MIS puntos de vista, aceptando de antemano que nadie es dueño de la verdad y que pudieran estar errados, pero que al final son solamente míos; sin tendencias, sin pautas, y sin intentos de simpatizar con nadie.

Pinto es un extraordinario entrenador. Trabajador, dedicado y capaz, que espero NO se vaya de Honduras (contrario a petición de muchos, que piensan “no lo merecemos”). Y pese a este fracaso, pienso que si se ha notado su mano en el equipo, y que él es –si alguno- el hombre ideal para capitanear este barco. Pero no es Dios y se puede equivocar. Como se equivocó – por ejemplo – convocando a Jorge Claros, (jugador desechado de la MLS por mala condición física que actualmente milita en 2da división de China) y peor aun poniéndolo de titular en dos partidos donde se evidencio su deplorable nivel, cuando la dupla Mejía – Acosta venia funcionado bien y tenía en el banco a Luis Garrido (titular indiscutible en la MLS). Como se equivocó experimentando en el partido MÁS importante y que definía la clasificación, al poner de titular a Erick Andino (jugador de poca experiencia que no había ni debutado en el torneo. Como se equivocó insistiendo con Lozano en una posición que no es la de él (explicare esto más adelante) hasta que lo termino sacando en el último partido. Asique no comparto la absolución total de culpabilidad que se le está otorgando al profesor. Él sabía a lo que se metía cuando vino a Honduras, y asumió el reto. Él tomó sus decisiones, algunas bien y otras no tanto, y cosecho los resultados obtenidos. Asique también es responsable, seguramente no el mayor de todos; pero su cuota si la tiene.

Anthony Lozano no es centro delantero, no tiene esas características. Él es un media punta que juega detrás del “9” y se mueve de ¾ de cancha hacia adelante. Y así fue campeón goleador del torneo. Pinto lo puso de “9”, solo en punta; lo mando a la guerra sin fusil, lo expuso y lo reventó. Tampoco voy tampoco a justificar las fallas groseras que tuvo, pero veo excesiva la manera en que se ha personalizado esto contra un solo jugador. Se me hace que tiene mucho que ver con el hecho de que pertenece al equipo más odiado del país; porque si nos vamos a jugadas puntuales que pudieron cambiar el rumbo de los partidos, mejor evaluemos las numerosas chances de gol que tuvo Eddy Hernández y no concretó. Pero no veo que despotriquen tanto contra él, porque para su suerte, nunca se ha puesto la camiseta blanca.

Y sigo con Lozano: para mi es alguien con buenas condiciones. Tiene –entre otras cosas- aptitudes técnicas que no tiene ningún otro delantero en Honduras. Puede bajar la pelota y conducirla pegada al pie sin que se le vaya de control fácilmente o sin tropezarse con ella. Suena muy básico, y en realidad es lo mínimo que debería poder hacer todo delantero de selección nacional; pero increíblemente Eddy, Rubilio, Roger Rojas, Bengston, Rochez, Costly, no pueden hacerlo. Sin embargo de nada le sirve el talento natural, porque carece de carácter, sangre, y confianza en sí mismo para mostrarlo. Eso lo lleva a tomar malas decisiones dentro de la cancha (como el “pase” a nadie contra Haití) que a veces lo hacen ver como un pésimo jugador. A “Choco” se lo come la presión de llevar la H en el pecho y tal vez nunca logre superar eso. Pero está joven. SI, JOVEN, solo tiene 22 años, por ende aún tiene margen de madurez y crecimiento. Y mientras no tengamos otro Pavón goleando en México o un Suazo rompiéndola en Italia, se va a tener que recurrir a lo que haya. No digo que sea un fenómeno, pero si pienso que entre los deficientes, él es de los de menor escala. Imagínense, si Lozano es “piedra” y es el goleador del torneo, ¿que serán los demás delanteros de la liga?

Y ojo con las teorías conspirativas, que en ocasiones tienen lógica pero en otras también rayan en la irracionalidad. Si Ferrari, Televicentro, y el Olimpia tienen que ver en la constante permanencia de Lozano en las convocatorias a la selección (para intentarlo vender), entonces estamos diciendo que Luis Fernando Suarez, Hernán Medford, y Jorge Luis Pinto son gente deshonesta que se presta para este tipo de suciedades. Porque todos ellos en su momento depositaron confianza en el “Choco” por alguna razón. Yo lo dudo, pero cada quien a su criterio y se respeta.

¿Y ahora qué podemos esperar de la selección? Se viene dentro de 4 meses la eliminatoria. Hay poco tiempo para encontrar soluciones, entre ellas un atacante de peso que inspire algo de confianza. Jona Mejía TIENE que tener otra oportunidad en la selección. Es el único “9” activo, profesional, y goleador disponible jugando en una liga seria, no es de pensarla mucho. Si yo fuera Pinto, también buscaría conciliar con Rambo León, que en 20 minutos entrando de cambio podría hacer muchísimo más que otros jugadores que han tenido miles de oportunidades y no han mostrado nada. Ya con Emilio incorporado por izquierda, Bonieck recuperado, Alex Lopez en ascenso, Byron Mendez, Wilmer Fuentes, y uno que otro jugador más, se puede mejorar un poco la cosa. Siempre sufriendo, siempre apretando los dientes, y sin hacernos muchas expectativas con este grupo; pero la lucha se puede hacer. Se puede ser competitivo aun sin mucho talento, si tenes una defensa ordenadita, un par de mediocampistas que la muevan y un delantero goleador.

Para concluir, nunca nos olvidemos que el problema mayor del futbol Hondureño es de estructura. No es ni de Pinto ni de los jugadores, tampoco es de Choco Lozano. Simplemente carecemos de una estructura capaz de generar futbolistas de alto nivel, y no siempre vamos a tener la suerte de que aparezcan de la nada. Por ende tampoco hay que arremeter violentamente contra los nuestros, pues ellos son víctimas de un sistema podrido generado por una federación corrupta, en un país donde sumado a eso, también escasea la educación, la comida, la salud, y mil cosas más que al final del día SI afectan al futbolista y al deporte en general. Hay una gran diferencia entre querer y poder, y me parece bastante cruel que denigremos tanto a un grupo de jugadores que trata pero que como no tiene la virtud, a veces no puede. Son hondureños, son compatriotas, son limitados, pero están intentando. Apoyémoslos.

Etiquetas

Noticias Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × tres =

Boqueador de Anuncios Detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios.